Consultor hotelConsultor RestauranteConsultor hoteleríaConsultor hosteleríaconsultoría hotelera

(+34) 954 711 450
info@eduardoserrano.com

MADRID · BILBAO · SEVILLA · GRANADA · BARCELONA

MITOS DE LA FORMACIÓN: LA FORMACIÓN TE CUESTA POCO Y TE DA MUCHO A GANAR

Por | 25 junio, 2015

II Foro Internacional de Turismo Gastronómico – Encuentros Euskadi Escocia – Cursos de Verano de la Universidad del País Vasco – UPV – Basquetour – Euskadi Gastronómika - ESM y Asociados - Eduardo Serrano Martínez - Consultoría Asesoría Formación Turismo Hostelería Hotel Restaurante Gastronomía Gastronómico Agroalimentario Enoturismo

5 MITOS DE LA FORMACIÓN: LA FORMACIÓN TE CUESTA POCO Y TE DA MUCHO A GANAR

Todos los años, y prácticamente con cada nuevo proyecto de consultoría – tanto para hoteles, como restaurantes, bares, cafeterías, caterings – nos encontramos con las mismas creencias y pocas certezas de nuestros clientes. Una de ellas, es el uso y financiación de la formación, así como la valoración de ésta, como gasto o como inversión.

La formación es una de las herramientas más potentes para reconducir el Rumbo y el Ritmo de un proyecto empresarial y de quienes lo componemos. Las principales empresas del sector invierten muchos recursos a través de su propia estructura, o mediante apoyos externos, para mejorar la calidad de los productos y servicios que ofrecen. Al mismo tiempo, esta inversión sirve para la mejora continua, que incluso puede llegar a superar las expectativas, siendo las empresas conscientes de la importancia de evitar sorpresas al cliente.

Ahora que parte del sector empieza a reconocer el potencial de la formación y se superan los estigmas o falsas creencias sobre ella como pueden ser, por ejemplo, considerarla una “pérdida de tiempo”, encontrar “falta de actualización de contenidos”, “falta de adaptación a mis necesidades”, “coste”, etc.,  una parte considerable del empresariado hostelero (hotelería y restauración), se pregunta cómo poder activar dicha formación entre su plantilla.

1er MITO

Me cuesta dinero.

La formación no es un coste, es una inversión que se utiliza para motivar y retener a las mejores personas de tu equipo, al tiempo que para mejorar de forma continua tus productos y servicios, su nivel de consistencia y la satisfacción de tus clientes.

Uno de los grandes problemas, para empezar, es que gran parte de las 370.000 empresas que conformamos la industria de la hostelería en España, desconoce que todos los años invierte directamente en dicha formación. Lo hace  a través de un porcentaje de las aportaciones que hace a la Seguridad Social, por cada una de las personas trabajadoras contratadas, e independientemente del tipo de contrato, la duración de éste y el nivel de retribución.

De forma muy resumida, la mencionada aportación se deposita en una especie de banco, que se llama la Fundación Tripartita, la cual guarda y custodia todas las aportaciones que hacemos y que hacen otras empresas. El año posterior a la aportación o depósito se puede solicitar un reintegro. Dicho reintegro varía en función a las aportaciones hechas y el tamaño de la empresa, saliendo beneficiadas las empresas más pequeñas con las aportaciones de las grandes. ¡Un banco solidario, por fin!

La mala noticia es que lo que no se utilice al año siguiente se pierde irremediablemente, y eso que ya lo has pagado.

2º MITO

Necesitas un número mínimo de personas empleadas.

El reintegro, se puede utilizar para formar a un grupo de tus personas empleadas o a una sola. En el segundo de los casos, por ejemplo, financiando una parte o la totalidad de una matrícula en un curso de vuestro interés que organice alguna entidad acreditada.

3º MITO

Conlleva mucho tiempo, desplazamientos, etc.

La formación puede realizarse en las instalaciones de la empresa, tanto si es para la totalidad de las personas empleadas como si tan solo es a un grupo reducido. Evidentemente, en el caso de haber utilizado el crédito para pagar la matrícula en un curso a una única persona que se celebra fuera de las instalaciones, si existe una necesidad de desplazamiento. El tiempo, dentro de unos mínimos exigibles (aproximadamente 6 h.), lo ajusta la empresa a sus necesidades: mañana, día o noche, entre semana o fin de semana, mayor o menor duración, impartida en u día o en varios, etc.

4º MITO

Los cursos que me ofrecen son malos o no me encajan.

Las empresas no están obligadas a trabajar con ningún curso estándar o paquetizado. Cada empresa elige los contenidos de la formación y se desarrollan a su medida aunque, eso sí, siempre tienen que estar vinculados con la naturaleza del negocio. Se puede contratar un curso de una entidad o a una persona física que se adecue a las necesites de cada negocio y plantilla, o se puede solicitar a éstas que realicen un diseño a medida para tu empresa.

5º MITO

Las personas que imparten los cursos no son buenas y ni siquiera son profesionales.

Las empresas no están obligado a trabajar con ninguna empresa de formación o profesor / profesora determinada. Cada empresa elige a la persona que imparta la formación, sea quien sea y cueste lo que cueste. Quizás el reintegro (crédito de formación) no cubra el 100% de sus honorarios, pero al menos sí una parte.

6º MITO

No existen recursos para formación en nuevo negocios o de pre-apertura. 

Los recursos existentes vía la Fundación Tripartita, también están disponibles para empresas de nueva creación. Es decir, una nueva iniciativa empresarial, por ejemplo un bar o un restaurante, que vayan a abrir sus puertas por primera vez, también pueden solicitar recursos a para poder formar a sus empleados.

Poro otro lado, a través de diversas instituciones vinculadas al fomento del empleo (ayuntamientos, consejerías, ministerio etc.) es posible localizar recursos para esta formación. En este caso, las facilidades no son tantas como la mencionada anteriormente, pero aún así, existen muchas posibilidades de invertir en el desarrollo del talento de nuestros RRHH.

Eduardo Serrano Martínez. Consultoría hotelera, de restauración y de turismo.

Blog, Formación, Hostelería