Consultor hotel Consultor Restaurante Consultor hotelería Consultor hostelería consultoría hotelera

(+34) 954 711 450
info@eduardoserrano.com

MADRID · BILBAO · SEVILLA · GRANADA · BARCELONA

Comunidad Hosteltur

Por | 3 octubre, 2013

COMUNIDAD HOSTELTUR - ESM y Asociados - Eduardo Serrano Martínez y AsociadosCOMUNIDAD HOSTELTUR

 

Aprovechando el fin de la actividad de la antigua Comunidad Hosteltur y el comienzo de la actividad de la Comunidad Hosteltur, hemos querido rescatar una serie de publicaciones, que en su día estuvieron alojadas en la misma y dieron lugar a interesantes reflexiones, así como debates.

 

En este caso concreto, se trata de una doble reproducción, pues recoge un post en el que se añadían las palabras pronunciadas por Eduardo Serrano Martínez, como socio de la Asociación de Maîtres y Profesionales de Sala de Aragón, en su despedida de la ciudad de Zaragoza, así como su puesto con Director General de Restauración del Grupo Palafox Hoteles.

 

“Desde que terminara mi último proyecto en Palafox Hoteles hace unas semanas, han sido muchas las muestras de cariño y reconocimiento que he venido recibiendo de mis compañeros, clientes y proveedores, pero bien está darle al César lo que es del César y el César no soy yo.

Hace unas semanas, mi buen amigo Carlos Orgaz Palomera, un César en toda regla, Presidente de la Federación Nacional de Profesionales de Sala de España y Presidente de la Asociación de Maîtres y Profesionales de Sala de Aragón, me invitaba a dar un discurso – loa, durante el acto de entrega de los “Premios Pajarita” con los que la asocición de Aragón, reconoce la labor de sus socios y amigos www.maitresdearagon.com

VIII edición de unos encomiables premios y no menos encomiable asociación, que sólo en Aragón cuenta con más de 175 socios, realmente implicados, participativos, inquietos y soñadores, luchando por el reconocimiento y el crédito de su trabajo. Detrás hay un trabajo de captación, fidelización, hermanamiento, formación, una sinfín de actividades que de forma constate organiza la asociación, como son catas, concursos, conferencias y mesas redondas, etc. dando ejemplo de como se deben hacer las cosas.

Me he permitido hacer más pública aún estas loa, pues creo que el trabajo de Carlos y de tantos y tantos compañeros, que son y han sido profesionales de sala, pasa muchas veces desapercibido ante tanto Chef mediático y tanto excell, olvidando a los soldados que están en primera línea en las trincheras, nuestros profesionales de sala y bar.

VIII ENTREGA DE PREMIOS PAJARITA.

ASOCIACIÓN DE MAÎTRES Y PROFESIONALES DE SALA DE ARAGÓN.

Viceconsejero, Diputada, Gerente del Patronato de Turismo, queridos compañeros y compañeras.

Días atrás, cuando nuestro Presidente Carlos Orgaz, me brindó la oportunidad de dirigiros estas pequeñas palabras, me sentí halagado al tiempo que agradecido.

Probablemente los pocos pero intensos encuentros y conversaciones que Carlos y yo hemos mantenido durante mi estancia en Aragón, en los cuales debatimos acerca de la situación de nuestro sector, de nuestro colectivo, de su formación, de sus expectativas profesionales, etc. motivaron el que hoy esté aquí haciendo esta pequeña reflexión en voz alta.

Recuerdo que a mi llegada a Zaragoza, me sorprendió encontrarme con un equipo de colaboradores y colaboradoras, fuertemente ilusionados por su profesión y comprometidos con el desarrollo de su carrera, al tiempo que unidos entorno a esta asociación. De igual manera, pude ver en distintos establecimientos de la ciudad, como la inquietud del grupo humano que conformamos, transformaba con pequeños y grandes detalles, el nivel de calidad de nuestros establecimientos.

En alguna de aquellas conversaciones con Carlos, destaqué la gran diferencia que para mí había supuesto encontrar una asociación fuerte, cohesionada, comprometida con la defensa de la imagen y los intereses de los profesionales de sala, que agrupara a nuestros antecesores y a quienes aprendemos cada día cosas nuevas, de nuestro maravilloso mundo.

Recuerdo también y vivamente, como nuestro compañero y amigo José Antonio Mercadal, Director de Restauración del Hotel Palafox, me hablaba un día de la memoria de su experiencia, recordando la figura de uno de los primeros “Maîtres” que lo habían dirigido y servido de ejemplo, hace ahora más de 20 años, utilizando la expresión “un Sr. y un referente, y como tal, todo el mundo lo tratábamos, desde la propiedad hasta el último aprendiz.”

Recuerdo igualmente la ilusión y el orgullo con el que el mismo José Antonio Mercadal, al igual que otros de sus compañeros Directores de Alimentos y Bebidas de nuestro grupo de empresas, han apoyado a lo largo de este periplo, a otros compañeros que como Agustín Remella, Miguel Ángel Negredo o Santiago Pastor, por citar sólo alguno de ellos, acudiendo a mí para buscar mi complicidad en su participación en concursos, cursos de formación, actividades como formadores y en la generación de proyectos que dinamizaran nuestra propia empresa y el sector en general.

Trabajar codo con codo con ellos y con vosotros, me ha hecho recordar tiempos y profesionales maravillosos, como mi profesor, Monsieur Rondel (reciementemente relocalizado a través del Facebook), que me inició en las artes del servicio de sala y otros muchos a lo largo de nuestra geografía y fuera de ésta, pero aún así no podría contar tantos profesionales a lo largo de ese periplo, como los que he conocido en este periodo en Zaragoza.

Creo que tras algunos años recorriendo distintos caminos, comunidades, culturas, proyectos, y aún cuando sigo considerándome a mí mismo un aprendiz de todo y un maestrillo de nada, puedo tomarme la libertad de afirmar que el caso de Aragón es único y que debemos sentirnos orgullosos de ello.

Puedo y debo decirlo, en estos momentos en los que la excepcional época en la que nos ha tocado vivir, donde hemos pasado del todo a la nada, y del todo vale al sálvese quien pueda, donde la especulación ha obviado en muchos casos a los profesionales para dar paso a la improvisación y tras ésta al nerviosismo desatado por la crisis, que nos hace en ocasiones zozobrar y dudar de nuestras propias capacidades.

Por todo lo anterior, pero sobre todo por la herencia que mi generación debe y deberá a un sinfín de profesionales, pasados y futuros, creo que es importante recordarnos a nosotros mismos, que debemos ser y somos una casta, que como nuestro nombre indica se forja de MAESTROS, y que debemos manteneros fuertes, firmes e ilusionados, porque en la vida todo es cíclico menos la memoria.

¡¡¡Brindo por nosotros y por nuestro legado!!!

Eduardo Serrano Martínez

Zaragoza a 7 de febrero de 2011.

Blog, Gastronomía, Hostelería, Hotelería